Single post

Creando conexión y desactivando el conflicto en el aula: Prácticas basadas en la relación profesor-estudiante

 4 Ago 2022      Categorías:  Buenas prácticas, Práctica de Liderazgo

Liderar escuelas y liceos, desde sus distintos niveles, es un trabajo desafiante y complejo. Más aún, considerando las experiencias particulares y muchas veces difíciles que cada niño, niña, joven y adulto ha vivido durante su trayectoria vital. Añadido a esto, los últimos años marcados por la pandemia de COVID-19 significaron una modificación sustancial en nuestra forma de vivir y relacionarnos. Para el mundo educativo, implicó una rápida adaptación a la modalidad virtual de enseñanza, aparejando desafíos imprevistos y complicados de enfrentar. Hoy, con el retorno a la presencialidad, se han levantado alertas sobre el bienestar socioemocional de los estudiantes, existiendo preocupación por parte de los líderes escolares a la hora de abordar la complejidad de la situación.

Considerando el contexto actual, el liderazgo informado sobre trauma es un enfoque que provee de ciertos principios para liderar comunidades donde la seguridad, la compasión, la agencia colectiva y las relaciones interpersonales son factores clave para contribuir a la recuperación individual y colectiva ante experiencias traumáticas. Tal como menciona Montecinos (2020), el desarrollo profesional en torno a herramientas para abordar pedagógicamente situaciones de indisciplina y ofrecer contención emocional se vuelve fundamental para construir climas que propicien la seguridad psicológica y física de los jóvenes. Con este objetivo en mente, en esta oportunidad, abordaremos algunas orientaciones prácticas basadas en el trabajo de Downey (2007) y McInerney y McKlindon (2014), que contribuyen a que profesores y otros actores escolares puedan construir relaciones significativas con sus estudiantes, sustentando climas de aula más tranquilos y seguros para todos.