Single post

La importancia de “darnos el tiempo”

Durante los dos años que he experimentado el rol de Directora en la Escuela Poeta Huidobro, en la comuna de San Antonio, puedo decir con certeza que todo ha ido de menos a más. Llegar a un lugar donde no se conoce a nadie del equipo es prácticamente comenzar desde cero. Por eso, lo primero que hice fue relevar la importancia de “darme el tiempo”. En lo práctico, significó darme el tiempo de escuchar y conocer a las personas que componen la escuela, desde los profesores, asistentes, alumnos hasta los apoderados. Darme el tiempo de compartir con cada uno de ellos en diversas instancias formales como informales, como por ejemplo; en las reuniones de apoderados, en los pasillos, durante los consejos de profesores, entre otros. Darme el tiempo de acompañar el desarrollo profesional docente a través de la observación de clases, para contar con información relevante sobre lo que sucede con el aprendizaje de los estudiantes.

El “darse tiempo” entrega un claro mensaje a la comunidad escolar, de que la directora está presente en el trabajo diario, que se interesa por el bienestar de las personas, las situaciones que les acontecen y la escuela en general. Así, uno pasa a ser parte de un conjunto, en el cual todas las piezas son importantes y necesarias. Esto fue un proceso que duró casi un año completo, pues para mí era importante crear lazos con las personas, motivarlas y poder establecer como base la confianza.

Considero que la confianza es un pilar central para impulsar la mejora escolar. Cuando las personas se sienten consideradas en su opinión entonces el compromiso adquiere un valor especial. Sentirse parte de esta escuela era el primer paso para iniciar un trabajo en equipo. Con confianza, los cambios a impulsar tienen mayor sentido y coherencia entre lo que plantea el Proyecto Educativo y las prioridades del establecimiento, las necesidades de los alumnos y apoderados y el pensamiento de los Docentes. En ese ámbito, la participación permanente en la toma de decisiones de toda la Comunidad Educativa, principalmente en los Consejos de Profesores, donde la participación de todos los miembros ha sido clave, nos ha permitido avanzar rápidamente en las metas que nos propusimos para este año.

Hoy día, puedo ver que hay equipos y procesos consolidados. Las personas se han empoderado de sus roles a través de una buena disposición para asumir nuevas tareas y desafíos. Considero que somos capaces de compartir pero también de evaluar nuestro quehacer. Cada uno está tratando de sacar lo mejor de sí, de reencontrarse con su vocación, involucrando lentamente a nuestros apoderados y motivando a nuestros estudiantes. El desafío es grande y estamos recién comenzando, cada día aprendiendo que no sólo se necesita voluntad para avanzar sino que también para reflexionar, pero especialmente para darnos el tiempo de construir equipos de personas que trabajen en la colaboración mutua, hasta lograr una cultura de mejoramiento continuo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.