Single post

La creación del centro de estudios: Una experiencia de desarrollo profesional por y para los docentes

En Chile, se pondrá en marcha la nueva ley de carrera docente en todos los establecimientos municipales. De acuerdo a mi opinión, la nueva carrera docente está muy lejos de ser profesional, porque jerarquiza a los profesores con instrumentos estandarizados ajenos a la realidad de aula marginando el trabajo colaborativo entre ellos. A partir de esto, considero oportuno compartir una experiencia de organización, colaboración y acción de un grupo de profesores/as del Liceo Eduardo de la Barra de Valparaíso.

Me desempeño como coordinador del departamento de Historia de dicho establecimiento. Este rol de liderazgo es un cargo de confianza por parte del equipo directivo, respaldado por mis pares en base a mi desempeño profesional. Las actividades que se me solicitan son principalmente de carácter burocrático, cuestión que es considerada como una de las principales limitantes del desenvolvimiento del rol. Por eso, el comenzar a ejercer este cargo me percaté de la necesidad de la construcción de una comunidad profesional de aprendizaje.

El Centro de Estudios Eduardo de la Barra es una respuesta a lo anterior: un grupo de profesores asumimos no ser sólo espectadores y receptores de programas o cursos dados desde arriba. La idea básica se resumía en fomentar el desarrollo profesional docente desde nosotros, cosa que nos permitiera comprender los fenómenos en los que estábamos inmersos. Para poder actuar con responsabilidad social respecto de la transformación de nuestra realidad a favor de la democratización y la justicia social.

Nuestro Centro se conformó oficialmente el año 2013, con el objetivo de reflexionar sobre si en las actuales condiciones era posible abordar la generación de los saberes desde el Liceo. La alianza que hemos realizado con nuestra organización gremial nos ha permitido darle un sello académico y pedagógico a nuestros espacios de participación, superando lo reivindicativo salarial.

Hoy, el Centro está compuesto por 10 docentes del establecimiento escolar y 6 docentes de otras comunidades educativas. Hemos estado enfocados en gestionar distintas instancias de desarrollo académico e intelectual, como por ejemplo: encuentros y jornadas en las que se intercambian experiencias y conocimientos, donde hemos contado con la participación de docentes y organizaciones de la Región de Valparaíso y de otras regiones del país, así como también de académicos internacionales.

Considero que la experiencia ha sido exitosa, debido a que hemos visibilizado que todo/a profesor/a posee un conjunto de saberes construidos a partir de su experiencia, y esto lo hemos considerado como materia prima del conocimiento pedagógico. La escuela, con esto, se transforma en un lugar de tensión y reflexión. Especialmente tomamos en consideración nuestro presente inestable y la constatación cotidiana de una academia sin vasos comunicantes con las plurales realidades educativas, reconociendo que las escuelas también generan conocimiento.

El camino que hemos comenzado, seguramente nos deparará grandes desafíos, más aún cuando la autonomía docente estará puesta en duda por la nueva carrera docente. En momentos de crisis y conflictos es que los liderazgos docentes debieran desplegarse con la indignación y la esperanza, por eso es prioritario mantener un constante diálogo, revisar nuestras prácticas y las teorías que sustentan nuestro desempeño profesional. Esta instancia podrá seguir desarrollándose si los/as profesores/as de nuestro Liceo están convencidos de que el trabajo llevado a cabo por el Centro de Estudios posee sentido, y que es un aporte a favor de la comunidad de aprendizaje que pretendemos constituir.

2 opiniones en “La creación del centro de estudios: Una experiencia de desarrollo profesional por y para los docentes”

  1. Muy valiosa la iniciativa de fundar un centro de estudios, proyecto muy interesante en la gestión del desarrollo profesional continuo. Las redes, que han venido desarrollándose desde hace bastante tiempo en Europa y otros países, dan cuenta de que a través del diálogo pedagógico habrá un mayor crecimiento profesional; por tanto opiniones colegiadas vendrán a validar posturas y proyectos. La política pública de nuestro país, a través del fortalecimiento de la educación pública, viene de la mano con la creación de este tipo decisión: trabajo colaborativo. Tuve la oportunidad de haber recibido formación profesional en Francia, donde la educación pública es muy potente, al estilo de los años sesenta en nuestro país, en que la política pública tiene su proyecto nacional muy definido y que por nada será transado, y desde esa misma política se genera el modelo educativo, anhelado para nosotros, en calidad y cobertura.
    Felicitaciones por la iniciativa, espero esto venga a converger con nuestro sistema nacional de educación pública.

  2. Considero de alto valor tener la idea y la capacidad de implementar un centro de estudios con foco en el desarrollo profesional docente, un asunto dejado de lado por distintas razones, y si no es dejado de lado, cuesta generar aprendizaje entre colegas por la misma dinámica de un colegio,. Por eso también tiene valor la idea,pues se instala un espacio que obliga a un funcionamiento con fines específicos.
    El intercambio de experiencias es valioso, y si a eso le agregas temas específicos que se desarrollan al nivel profesional, el estudio se enriquece más y por extensión se enriquece la institución completa.
    La profesionalización es crecimiento y si lo genera el mismo establecimiento educacional, más aún,pues tiene el valor agregado de la experiencia en terreno.
    Compartir también aquello que resultó exitoso y aquello que no, abre nuestra mirada y nos lleva a reflexionar a un nivel superior cuando lo cruzamos con la literatura técnica y aportes valiosos que vienen de instituciones que se dedican a apoyarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.